Nuestro atelier

Cuando, después de darle varias —muchas— vueltas, decidimos tirar adelante nuestra floristería, tuve claro qué modelo quería.

No me apetecía un negocio tradicional como los que todos conocemos. En la Escola de Disseny Floral entendí que había varios enfoques y que la idea que me rondaba por la cabeza desde hacía tiempo, era perfectamente viable.

Me imaginaba nuestro local como un sitio agradable, luminoso, lleno de buenas vibraciones, donde las protagonistas fuesen las plantas y las flores y no el mobiliario ni los adornos.

Me veía haciendo ramos y centros en una mesa alta, como hasta ahora he hecho en mi taller, y que las personas que pasaran por delante pudieran interactuar de alguna manera, además de poder comprar plantas y flores frescas, bien mirando los trabajos, entrando a preguntarme lo que hiciera o a charlar un rato de flores, plantas y este maravilloso universo floral.

Siempre me he imaginado mi atelier como un lugar de creación y de encuentro, con las puertas abiertas a quien quiera… No solo para la venta fría y despersonalizada. Al final las flores hablan de sentimientos y emociones y me gustaría que ese fuera el nexo entre las personas que nos visiten, las flores que se lleven y yo.

También teníamos claro que quería que fuese en nuestro pueblo, Alcover, en el que nos sentimos vinculados y arraigados y donde hemos madurado nuestro proyecto.

Arreglar el local precisó de un ejercicio de creatividad y grandes dosis de trabajo, muchos fines de semana dedicados… ¡Pero sin duda ha valido la pena!

El local se encuentra en la planta baja de nuestra casa y a lo largo del tiempo su uso había sido muy diverso. Cada pared y cada rincón tenían impreso pequeños trozos de la historia de la casa y de las personas que han pasado por ella.

En la adecuación del local hemos intentado ser lo mas respetuosos posible con su historia, conservando y recuperando paredes originales, devolviendo la vida a sus vigas de madera, incluso conservando los clavos que alguien, algún día, colocó para colgar vete a saber qué… Herramientas o productos del campo, “guarniments” de las mulas…

El resultado, a nosotros nos encanta porque respeta lo tradicional con esos toques necesarios de actualidad.

…Y por fin nuestro atelier floral tiene forma. Os esperamos y espero que os transmita las mismas cosas bonitas que a nosotros.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *